La pobreza, un "crimen" que se paga con la muerte. Un documental de Felipe Zuleta

Loading...

viernes, 31 de octubre de 2008

Tracalaero



Uribe cree que los colombianos somos estúpidos. Dice que las recompensas no se le da a los miembros de las FFMM ni a los servidores públicos. Lo que no dice es que ex militares reclutan a los jóvenes, se los ponen a los soldados para que los acribillen y entre todos se reparten los miles de millones de pesos. No sea tracalero Sr. Uribe y no siga mintiendo. ¿Y si los militares no delinquen, por qué usted lo sostuvo en su alocución mañanera de este semana? Y el Sr Santos manejando las recompensas como la caja menor...

65 comentarios:

Anónimo dijo...

Y para completar "El Caníbal" doctor Crápula Uribe Vélez le dio un jalón de orejas a su ex viceministro de Justicia y hoy fiscal de bolsillo suyo Iguarán, en torno a la magnífica política del gobierno con base en recompensas, un verdadero mercado de carne humana, apenas para el desayuno del primer mandatario, de su hermosa familia de Transilvania (doña Lina y sus dos preciosos pilluelos) y de su gabinete ministerial:

Reflexionar sobre críticas a política de recompensas pidió el presidente Uribe al Fiscal Iguarán

Anónimo dijo...

Perdonen que insista ........
En el artículo de Semana, publicado bajo el titulo, Las cicatrices de El Aro queda claro que el Señor Alberto Calle Gallo(ex Secretario de Gobierno, varias veces) era un testigo estrella de como la gobernación no hizo nada y adivinen, aja, el Señor Calle es uno de los muertos del bombazo de Ituango ocurrido en agosto, que casual, o conveniente?

Tomado del articulo
.....
Un funcionario de la Alcaldía de Ituango, quien ahora vive en Medellín y prefirió el anonimato, supo que uno de sus superiores, el secretario de Gobierno local, Alberto Calle Gallo (quien fue asesinado 11 años después de la masacre, el 14 de agosto de 2008 por un atentado con bomba en una cafetería de Ituango) se comunicó con El Aro el sábado 25, pero alguien en la otra línea le dijo que todo estaba bien, que llamara al día siguiente.

Repitió la llamada la noche del domingo, para averiguar por la jornada electoral y, antes de que le quitaran el teléfono, la recepcionista le alcanzó a informar de la muerte de cuatro personas, entre ellas las de Luis Modesto y la del tendero. “Le dijo que los paramilitares solo permitieron la votación durante dos horas, de dos a cuatro de la tarde, y que habían alcanzado a sufragar 19 personas”.

De inmediato, el funcionario pidió ayuda a la Gobernación, entonces encabezada por Uribe Vélez. Le dijeron que iban a realizar una reunión secreta el miércoles 29 de octubre para analizar la situación de El Aro. Y llamó a la base militar del corregimiento Santa Rita y luego al Batallón Girardot, donde le respondieron que debido a la escasez de tropa, toda destinada al Plan Democracia, diseñado para la vigilancia del proceso electoral, el contingente más cercano demoraría tres días en llegar a pie.......

En esta dirección encuentran el registro de la noticia del atentado con los nombres de las primeras victimas.

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento

Insisto, esta muerte resulta muy conveniente para alguien

Anónimo dijo...

¿Qué más ha dicho hoy el terrorista vestido de presidente?

Anónimo dijo...

Ejecuciones extrajudiciales, asi llaman los medios de comunicaciòn al asesinato de civiles innermes, y es que hay ejecuciones judiciales?, serà que en este paìs si existe la pena de muerte legal?, y en ese caso quien la instituyò?

Anónimo dijo...

Y sí los militares no delinquen, porqué esta semana llamó a calificar servicios, a 27 de ellos?

Anónimo dijo...

Felipe:

Esta situación de los falsos positivos es supremamente delicada ...

Esto no es un simple falso positivo ... estos son CRIMENES DE LESA HUMANIDAD ...

Estos crímenes de LESA HUMANIDAD le cuestan la carrera política no solo al ciudadano Uribe sino a su Ministro de Defensa, JUAN MANUEL SANTOS ...

Grave ... muy grave estos crímenes de LESA HUMANIDAD que tienen de transfondo UNA POLITICA DE ESTADO ... las mal llamadas RECOMPENSAS ...

A propósito: QUE SE ESTARA PREGUNTANDO MARIA ISABEL ?

Anónimo dijo...

Esta muy claro que el Fiscal les saco la delantera a los del gobierno, en eso de cubrirse ante la CPI. Como buen colombiano se arrima al arbol que da mas sombra desde que se entrevisto con el juez Garzon y el fiscal Moreno de la CPI.

"SI SE demuestra que la desaparición de personas para hacerlas aparecer como muertas en combate es una política generalizada, esta grave violación a los derechos humanos podría ser tema de estudio por parte de la Corte Penal Internacional, dijo ayer el fiscal general, Mario Iguarán Arana."

elsiglo.com

Anónimo dijo...

Felipe que pasa con los postings, que usted no los cuelga? Entiendo que los que tengan groserias no se publican. Pero se esta extendiendo a todos los que no le agraden?

El blog anterior puse un comentario final defendiendo a los enfermos mentales (a quienes comparaban con Uribe y Santos), despues del numero 48 y usted como que lo echo a la basura.

Anónimo dijo...

TRACALERO, se dice.

Anónimo dijo...

A nivel internacional no le cabe más descrédito al señor Uribe, y esperemos unos días pues nos va a tocar presenciar un final de feria de película si Mr. Obama es elegido para reemplazar al padre putativo de nuestro presidente, ambos un par de consumados criminales de lesa humanidad. El primero, el gestor del holocausto de Irak, y el segundo, su lagarto cómplice bananero.

Anónimo dijo...

Y mientras tanto yo recordando que es muy posible que en El Ubérrimo ocurriera una masacre.

Anónimo dijo...

¿QUÉ PASÓ EN EL UBÉRRIMO EN 1984?

Anónimo dijo...

¿MASACRE EN EL UBÉRRIMO?

Anónimo dijo...

¿QUÉ PASÓ EN EL UBÉRRIMO EN 1984?

Anónimo dijo...

En todo caso los viejos vecinos de
El Sabanal y Aguas Prietas (o Negras)
farfullan cosas,dicen que hace un cuarto de siglo,se escucharon disparos,corrió la sangre.Era una
noche tigrera en el Sinú,poblado todavía de brujas,apariciones y
entierros fantasmales.

Anónimo dijo...

Dicen que hubo muertos y desaparecidos y que fue una emboscada contra campesinos inermes de la región.Nadie se atrevió a reclamar los cadáveres.El joven propietario
de El Ubérrimo afirmó que eran "guerrilleros vestidos de civil".Esa
frase maldita que 24 años después ha
popularizado el presidente Uribe Vélez con un saldo de miles de inocentes asesinados.El envilecimiento de tu alma,salgareño,envileció tu lengua
y pudrió el espíritu de los colombianos,salgareño.

Anónimo dijo...

¡Colombia es una inmensa llaga,salgareño!Maldito seas,Alvaro Uribe Vélez!Tú,que hablas de verdad,no calles,no mientas!¡Dime
dónde están nuestros muertos!

Anónimo dijo...

¡Dime,salgareño,qué pasó esa noche
tigrera en las campañas inocentes
del Sinú que tu corrompiste!¡Rebosaste con tu odio
el ánima pura de las buenas gentes
del Sinú!¡Recoge,recoge el
odio y las venganzas que sembraste!

Anónimo dijo...

Y como tu odio no se sacia,salgareño,
al final de siniestra jornada,cuando al final mires hacia atrás,verás que
la roja simiente que sembraste viene
por ti.Y ENTONCES MALDITO,TE AHOGARÁS
EN TU PROPIA SANGRE.EN TUS PROPIOS
CRÍMENES,SALGAREÑO.

Anónimo dijo...

Rector U. Distrital
Dónde están los encapuchados
Por: Carlos Ossa Escobar
Hace varias semanas la senadora Gina Parody, un representante a la Cámara y un concejal de Bogotá, junto con algunos comentaristas y varios ciudadanos pusieron el grito en el cielo porque aparecieron unos encapuchados, al parecer estudiantes, en una reunión de la Universidad Distrital, en la cual estaban presentes el rector y otros directivos.

Afirmaron que, con la aquiescencia de las directivas, se estaban propiciando actos subversivos en los centros de educación superior, sobre todo en los de carácter público.

Frente a esta avalancha de críticas y de insinuaciones, nos vimos precisados a salir al debate público y a presentar cuatro argumentos: primero, en la universidad hay libertad de expresión y cualquiera tiene el derecho a exponer sus ideas; segundo, el uso de capuchas no es necesariamente motivo de alarma, pues puede deberse a razones de seguridad y a precaver persecuciones contra quienes disienten; tercero, fueron expresiones pacíficas de ideas. Y un cuarto argumento, o más bien, un comentario a tener en cuenta, fue llamar la atención sobre lo peligroso de “macartizar” la universidad pública.

Pero hoy, frente al espectáculo de un policía encapuchado, como lo reveló la televisión extranjera y lo reconoció el Gobierno Nacional, disparando contra la marcha de los indígenas, con la complicidad de un pelotón, en evidente actitud violenta, debemos expresar nuestra sorpresa por el silencio de estos defensores de las instituciones y la democracia.

Cabe preguntar: ¿Dónde está la senadora Parody y demás políticos y comentaristas que elevaron su protesta con voz encendida para condenar el atropello de unos jóvenes encapuchados arengándoles a sus supuestos compañeros? ¿Dónde está su solicitud de investigaciones y su defensa de la estabilidad institucional, amenazada en materia grave?

Esta es la doble moral que el país no puede ni debe soportar

Pensamientos de JOG dijo...

A los pobres no deberían dejarlos entrar a los centros comerciales porque no compran nada, hacen estorbo, y como llevan los zapatos sucios, ponen a trabajar extras al personal de mantenimiento que tienen que estar barriendo y trapeando para mantener limpio el lugar.

Si no me creen, miren como dejaron a Hacienda Santa Bárbara, Unicentro, Bulevar Niza, Las Américas y en Medellín, El Tesoro, y lo mismo en todas las ciudades.

Deberían meterlos a todos n camiones y mandarlos a Ocaña para que se deshagan de ellos.

Así no hay Seguridad Democrática que valga.

Anónimo dijo...

Yo estoy de acuerdo con la mayoria de los bloguistas.

Sinembargo varias dudas me asaltan:

1-. Ya se les hizo tarde a los del CPI para intervenir en COlombia. Ya la copa se rebozo hace mucho y la CPI, fuera de la visita que hizo, ni mu.

2-. Ojala gane Obama. Pero y ustedes si creen que en algo cambia el genocidio Colombiano? Puede que no le den al terrorista No 1 de Colombia mas plata o se la corten o no le den el TLC. Pero el criminal del salgar ahi esta haciendo sus pinitos para la tercera carniceria y nadie dice esta boca es mia. Ademas nosotros noo somos EU. Tenemos razas, cultura y credos diferentes (y territorio diferente (hasta ahora))

4-, Si queremos salir de ser una colonia tenemos que coger al toro por los cachos y a nuestro destino por nuestras mismas manos. Otros paises tendran otros intereses. Recuerden que el trafico de drogas mueve a muchas de las potencias mundiales. Y eso es lo que sabemos hacer en Colombia. Cocaina, marihuana y heroina.

Anónimo dijo...

Tracaleros,atracadores,
atortoladores,traquetos.

Anónimo dijo...

La embajadora carolina barco es la 'Relacionista Publica' del Clan Santos en USA. ( ??? )

No olvidemos que los $$$$$ de dolares enviados por los neocom de Bush a la CAJA MENOR de juanmanuel son la recompensa del Imperio a su colonia favorita.

Siempre habra que poner en perspectiva 2 factores.Los Santos actuan amparados y en consonancia con intereses transnacionales y nunca a travez de toda su historia politica han abandonado su tendencia pro-yanqui.

Anónimo dijo...

En conferencia dictada anoche por el Señador Jesus Enrique Piñacue, denuncio las verdaderas cifras del horror cometido por el Estado con las COMUNIDADES INDIGENAS CAUCANAS, miren estas cifras:

Ausencia del espíritu democrático se refleja en la poca importancia que se le da al instrumento del dialogo.

Un ejemplo: en el Cauca:
Incumplimiento de los acuerdos por parte del gobierno
535 asesinatos entre 2007 y primer semestre de 2008
26 ejecuciones extrajudiciales en 13 hechos (26 hombres 2 mujeres) – (3 de ellos en movilizaciones, por el uso excesivo de la fuerza)
5 asesinatos por violencia sociopolítica
491 asesinatos violencia no política
8 masacres que dejaron 30 victimas ( 4 masacres por la fuerza publica)
96. 504 desplazados, 7.9% total población caucana ( En el país se incremento en un 41% - 270.675 este año. 1.503 por dia)( de los cuales 3.300 son indígenas)
NBI 61.6%
Violaciones al DIH 20 casos con 26 victimas.
631.611 caucanos no cuentan con agua potable
909.418 caucanos no cuentan con alcantarillado

Base de datos de la red por la vida y los derechos humanos.

VEMOS COMO ESTAS CIFRAS DISTAN MUCHO DE LAS PRESENTADAS POR EL PRESIDENTE QUE PARADOJICAMENTE ES MAS DIFICIL COGERLO EN UNA VERDAD !!!

ESPERAMOS QUE LA CORTE PENAL INTERNACIONAL SE ENCARGUE DE ESTE PERSONAJE, YA QUE NIUESTRAS CORTES YA SE LAS ECHO AL BOLSILLO.

COLOMBIANOS UNAMONOS EN TORNO A LA DEFENSA DE NUESTROS ANCESTROS Y DEFENDAMOS EL DERECHO A LA VERDAD, LA DIGNIDAD Y LA LIBERTAD DE LOS PUEBLOS.

Anónimo dijo...

OBSERVEN LO QUE REALMENTE ESTA SUCEDIENDO EN LAS COMUNIDADES INDIGENAS DEL CAUCA

http://www.contravia.tv/?p=77&langswitch_lang=es#comments


URGENTE LA PRESENCIA DE ORGANISMOS INTERNACIONALES QUE DEFIENDAN LA AUTONOMIA DE LOS PUEBLOS

Anónimo dijo...

Inteligencia superior
Por Daniel Coronell
Esta administración cree que torpedear las investigaciones contra el gobierno y sus aliados es una forma de garantizar la seguridad del Estado
Sábado 25 Octubre 2008

El gobierno se está enredando en sus espuelas. Frente al escándalo por seguimientos a dirigentes de la oposición, el presidente Uribe se declaró víctima de sus propios agentes. "Es prácticamente una trampa al gobierno", aseguró el mandatario en su primera reacción pública a los documentos que prueban que desde el DAS -el departamento de inteligencia que depende de la Presidencia- salió la orden de buscar información contra el senador Gustavo Petro y contra el Polo Democrático.


Resulta sorprendente que el gobierno quiera culpar de las acciones de sus funcionarios a sus contradictores políticos.

La declaración del Presidente indica que al gobierno le preocupan más las huellas que quedaron que la existencia de investigaciones irregulares: "¿A quién se le ocurre, a una gente con experiencia en inteligencia, mandar una circular para investigar un partido político? ¿Es torpeza o maldad? ¿Qué hay detrás de eso? Ánimo de hacerle daño al gobierno. ¿Quién sabe qué propósito político de hacerle daño al gobierno hay ahí?", preguntó el Jefe de Estado, para ahorrarse la respuesta.

También aseguró que su administración no investiga a nadie por su credo. Sin embargo, un sencillo ejercicio de memoria demuestra lo contrario.

En repetidas ocasiones, el gobierno ha puesto los organismos de inteligencia del Estado al servicio de funcionarios y políticos investigados y en contra de investigadores judiciales y detractores legítimos.

El primer caso, confesado en vivo y en directo, se conoció a raíz de una conferencia de prensa que dio el presidente Uribe para contrarrestar el debate de Gustavo Petro sobre la para-política en Antioquia. Esa noche, 19 de abril de 2007, el mandatario aseguró que, a través de las denuncias, los opositores querían atacar el TLC: "Yo tengo pruebas, que no las voy a revelar, son de inteligencia militar y policiva, de algunas personas que han ido a Estados Unidos, que dicen: ya nos tiramos en el Tratado acusando a este tal por cual de Uribe".

Ante el reconocimiento del mandatario, el periodista Félix de Bedout repreguntó: "Usted dijo que eran pruebas de inteligencia militar. ¿Se está haciendo seguimiento de inteligencia militar a la oposición?". Consciente ya de su aseveración, el Presidente intentó recomponer su respuesta: "Mire, pregúntele al director del DAS. Aquí le hacen es inteligencia al gobierno. La oposición exhibe unos documentos oficiales a los cuales no tiene alcance (…). Lo que pasa es que esas personas proceden muy evidentemente, no se cuidan tanto como creen cuidarse y además facilitan inferencias".

Un año después, cuando Yidis Medina reveló que le habían comprado su voto a favor de la reelección, la inteligencia del Estado trabajó para desprestigiarla. El DAS, que no tiene entre sus funciones citar ruedas de prensa para que hablen particulares, invitó a todos los periodistas de medios locales y nacionales en Bucaramanga para que difundieran los señalamientos de un fotógrafo de Barrancabermeja contra la ex congresista.

Cuando, a través del jefe de prensa, le pregunté a la directora del DAS por qué el departamento estaba ejecutando esa tarea ajena a su labor misional, la respuesta fue: "Porque como organismo de seguridad del Estado, está en la obligación de dar a conocer al país denuncias tan graves que lo único que buscaban era enlodar la honra y el buen nombre del señor Presidente de la República".

Hay otros ejemplos: el caso 'Tasmania', las cartas del paramilitar Francisco Villalba escritas realmente por Chucho Sarria, y la reunión de los emisarios de 'Don Berna' con altos funcionarios de la Presidencia y una representante del DAS, muestran que esta administración cree que torpedear las investigaciones contra el gobierno y sus aliados es una forma de garantizar la seguridad del Estado.

Anónimo dijo...

El escándalo del ‘Water-Polo’
POLÉMICA.El 'Watergate' criollo, que puso al DAS a espiar a Gustavo Petro y al Polo Democrático, deja sospechas sobre quién dio la orden y seguramente no terminará con la caída de la directora de esa entidad.
Sábado 25 Octubre 2008

El martes pasado, la directora del DAS, María del Pilar Hurtado, estaba en una reunión administrativa con funcionarios de la cúpula de ese organismo de inteligencia, cuando recibió una llamada urgente de uno de sus asesores. "En este momento el senador Gustavo Petro está mostrando en directo por televisión un memorando del DAS que ordena hacerle seguimientos", le dijo.

Desconcertada por lo que su funcionario le decía, lo primero que atinó a responder era que eso no era posible y que se podía tratar de una denuncia falsa, pues ella no había dado esa orden. Colgó y continuó despreocupada con su reunión. Minutos más tarde recibió una nueva llamada en la que le informaron que Petro ahora mostraba un segundo memorando y leía el contenido de unos documentos en los que se daban órdenes de seguirlo a él y buscar información sobre miembros de su partido, el Polo Democrático Alternativo.

Hurtado empezó a angustiarse. El asunto parecía muy delicado. Ordenó entonces a sus subalternos verificar de inmediato la denuncia de Petro. No pasó mucho tiempo hasta cuando tuvo en sus manos los memorandos que el senador había mostrado en televisión. Cuando los leyó, supo que sus horas como directora del DAS estaban contadas.

Las órdenes mostradas por Petro no eran apócrifas y habían sido emitidas por el DAS. Hurtado salió a los medios y públicamente dijo que "ni ella, ni el Presidente habían dado la orden y que abriría una investigación". Los dos memorandos internos que ordenaban recopilar información que probara vínculos del senador y del Polo Democrático con grupos ilegales y con testigos contra el gobierno, fueron ordenados por el coordinador de inteligencia política y social, Jaime Fernando Ovalle. Un mando medio muy respetado y funcionario de carrera con 14 años en la institución.

Según las directivas del DAS, todo se originó en un funcionario con exceso de iniciativa -Ovalle- y, sin que nadie se lo ordenara, firmó las dos solicitudes a las 27 seccionales del DAS. La primera, que indagaba sólo por los movimientos y contactos de Gustavo Petro, fue emitida el 29 de agosto. Y la segunda, en la que ampliaba el horizonte a todo el Polo Democrático, tiene fecha del 16 de septiembre. En ambas circulares se dio un "plazo perentorio" para ser cumplidas.

Si bien tanto el DAS como el alto gobierno trataron de minimizar el escándalo diciendo que se trató de una metida de pata de un funcionario de tercer nivel, para muchos es difícil creer que Ovalle haya actuado motu proprio. ¿Por qué un hombre tan curtido en asuntos de inteligencia arriesgaría su futuro y su carrera al tomar solo una decisión tan sensible? ¿Acaso Ovalle, quien manejaba el área política en el DAS, no había calibrado las consecuencias de sus actos si se tienen en cuenta las anteriores denuncias de la Corte Suprema y de la oposición, que en repetidas oportunidades han dicho que están siendo vigilados por el DAS? ¿Sería que Ovalle no había asistido a reuniones en las cuales la misma directora había instruido a sus subalternos expresamente de abstenerse de vigilar a magistrados o a miembros de la oposición política? ¿Por qué Ovalle violó la directriz interna del DAS que desde hace dos años señala expresamente que la cúpula de la institución es la única que puede dar órdenes a los funcionarios en el nivel nacional?

Hasta ahora, Ovalle no ha querido responder estos interrogantes, lo que puede despertar sospechas de que fue solamente utilizado como chivo expiatorio. El propio Petro ha dicho que no cree que el presidente Álvaro Uribe haya dado la orden, pero dice que cree que "hay otras fuerzas más poderosas detrás de esa instrucción". No es difícil deducir que el senador está pensando en altos funcionarios del gobierno. De hecho, sugiere que el memorando está íntimamente ligado a las declaraciones que dio el Presidente el 12 de agosto en una larga rueda de prensa, en las que lo señaló de estar, junto a la senadora Piedad Córdoba, montando testigos falsos contra el gobierno.

La presunción de Petro podría ser interpretada como una simple declaración de un opositor político ensañado contra el gobierno, de no ser porque coincide con acontecimientos recientes que involucran en el mismo sentido a funcionarios de la Casa de Nariño. El DAS es un organismo de seguridad e inteligencia que recibe órdenes directas de la Presidencia, y no sería la primera vez que sus funcionarios intentan echar mano del DAS para adelantar labores poco santas.

El más reciente capítulo fue el bochornoso episodio de alias 'Job', revelado por SEMANA, cuando algunos enviados del ex jefe paramilitar 'Don Berna' fueron recibidos en la Casa de Nariño porque ofrecieron a altos funcionarios entregar información que presuntamente comprometería a miembros de la Corte Suprema.

En esa oportunidad, funcionarios de Palacio llamaron a la directora del DAS para que realizara unas interceptaciones ilegales a magistrados de la Corte Suprema, ante lo cual Hurtado se negó rotundamente. Desde ese momento la directora fue vista por el círculo más cercano al Presidente como una persona poco colaboradora. Y, a juzgar por su salida la semana pasada, desde entonces empezó a caer en desgracia. Algo similar a lo que varias fuentes aseguran que le ocurrió al anterior director del DAS, Andrés Peñate, quien después de una exitosa gestión de reforma estructural -y sin escándalos-, resintió que algunos altos funcionarios de Palacio vieran al DAS más como una policía política del gobierno que como una central de inteligencia que necesita un Estado para defenderse de poderosas amenazas.

El Presidente ni siquiera quiso recibir a la directora del DAS cuando llevó su carta de renuncia la noche del miércoles pasado. Que en seis años del gobierno Uribe ya hayan pasado tres jefes de DAS revela las dificultades que ha tenido esta administración para manejar una entidad tan estratégica para la seguridad democrática.

Y más paradójico resulta el hecho de que mientras Peñate y Hurtado, quienes se esforzaron por reformar la entidad, darle un norte estratégico, conseguirle respeto internacional y ponerles límites claros a las funciones de inteligencia, hayan salido bajo la mirada indiferente del primer mandatario, el Presidente, en cambio, haya defendido a capa y espada la gestión del ex director del DAS Jorge Noguera, hoy investigado por la Fiscalía por presuntamente haber puesto la institución al servicio de los paramilitares.

Frente a este nuevo escándalo en el DAS, que podría terminar por salpicar nuevamente a la Casa de Nariño, el Presidente decidió poner distancia. "Me da mucha tristeza la salida de la directora del DAS", dijo el mandatario el viernes pasado, y luego afirmó que no descartaba que el caso de los memorandos contra Petro se tratara de una estratagema para enlodar al gobierno. "Yo pienso que allí hubo una trampa. A quién se le ocurre que un agente con experiencia en inteligencia iba a mandar una circular para investigar a un partido político. ¿Qué hay detrás de eso? Ánimos de hacerle daño al gobierno. Esta mañana hablé con un compañero de la Presidencia y le dije: 'mire, ahí con toda la perversión están haciendo circular el infundio de que usted dio esa orden en el DAS'. Él se indignó mucho", dijo el Presidente, en una clara alusión a una versión no confirmada, según la cual el funcionario del DAS que ordenó vigilar y buscar información contra Petro y el Polo Democrático habría recibido instrucciones del asesor presidencial José Obdulio Gaviria.

Pocas horas antes de la declaración de primer mandatario, Gaviria se anticipó a esos rumores que lo relacionaban con el escándalo. En declaraciones a la emisora La W afirmó que "miente Petro y mienten quienes digan que yo tengo algo que ver con el DAS, incluso en el aspecto personal, ni profesional, no conozco al personaje aquel que hizo la circular que yo llamaría bobada".

El Presidente y José Obdulio claramente buscan evitar que el escándalo del seguimiento a Petro llegue a la Casa de Nariño. Y, en realidad, hasta ahora no hay pruebas que permitan afirmarlo. Pero con los antecedentes recientes queda un mal sabor y se despiertan muchas sospechas. Por ahora, la Procuraduría General ya anunció la apertura de una investigación para establecer quién dio la orden de realizar labores de inteligencia contra Petro y el Polo Democrático, y no es descartable que la Fiscalía haga lo mismo.

Tiempos de cambio

Mientras se conocen los resultados de esas pesquisas, el DAS ha quedado una vez más en entredicho, lo que vuelve a abrir el debate acerca de cuáles deben ser las funciones de esa entidad en un Estado democrático. Es un reversazo frente a lo que estaban logrando las últimas administraciones de la institución.

Pero es necesario reconocer que aún faltan cambios de fondo en el DAS. Ni Peñate ni Hurtado contaron con el apoyo decidido del Ejecutivo para impedir que siguiera siendo la entidad de bolsillo de la Presidencia. Conocedores del tema dijeron a SEMANA que, irónicamente, el menos interesado en que el departamento evolucione parece ser el propio gobierno. "A nadie realmente le interesa que haya reformas serias, ya que estas impedirían que, como pasa ahora, cualquier funcionario de Palacio llame a dar órdenes a cualquiera en el DAS, para hacer lo que a ellos les parezca", afirma un ex jefe de inteligencia de esa entidad.

El escándalo es, sin duda, oportuno para hacer un debate serio sobre esa dependencia. Pero antes de eso es necesario que el país conozca quién o quiénes estuvieron detrás de este episodio de espionaje contra el senador Petro y el Polo Democrático. Por ahora, ni la teoría del funcionario con exceso de iniciativa, ni la de la conspiración para enlodar al gobierno son muy creíbles.

En cualquier parte del planeta, ser pillado espiando a la oposición política evoca el recuerdo de Watergate, aquel escándalo de los años 70 en Estados Unidos que, por intentar encubrirlo, el presidente Richard Nixon terminó obligado a renunciar.

En este caso, todo se reduce a una pregunta: ¿quién dio la orden?

Anónimo dijo...

El atornillado
Por Lola Salcedo Castañeda*
Lola Salcedo
Lola Salcedo
OPINIÓNCon tantos desaciertos malolientes, nadie, ni el Gobernador ni el Presidente, habían podido sacar al director de la Corporación Regional Autónoma del Atlántico. Pero ahora se dio el primer paso.

En meses anteriores he descrito cómo unos burros y unas escuálidas vacas se hartaron seiscientos millones de pesos, pues según el director de la Corporación Autónoma Regional del Atlántico (CRA), Rafael Pérez, este fue el dinero que se invirtió en sembrar árboles en este departamento, pero los moradores de las áreas señaladas como arborizadas reportan que no existen. La fantástica desaparición de la millonada que hubiera convertido a este desértico departamento en una fiel copia de la selva amazónica, sin embargo ni rozó al atornillado director.

Pérez se mantiene en el cargo a pesar de la oposición radical del gobernador Verano de la Rosa, el representante del Presidente de la República y la vice ministra de Medio Ambiente, a quien tampoco le paró bolas en las muchas visitas que hizo para participar en la reunión de directivos. La nuez del asunto es que el joven Pérez tiene amarrados los votos de las ONG’s de cinco municipios, lo que ha pulverizado la decisión de sacarlo. De eso se ufana él en su ambiente social y en los corrillos políticos.

Para más veras, el representante del Ministerio Público, el señor Uparela (desafortunado ex director de Metrotránsito en Barranquilla) opinó en la última reunión de ese cuerpo, por urgencia manifiesta, que tiene que esperar a que Pérez termine el periodo para poder evaluar si incumplió el plan trienal. Por esto y por la lluvia de contratos irregulares y mil desaciertos malolientes más, todos nos preguntamos en la ciudad:

Por las historias que cuentan de sus actuaciones frente a la pesada del gobierno, indudablemente tiene la sartén por el mango. No han podido sacarlo, y se permite desafiar con un lápiz y decirle a Verano de la Rosa “usted no es sino un voto aquí, votemos y acatamos la decisión mayoritaria” y claro, siempre gana él.

Pero como a todo pavo le llega su San Silvestre, salió de vacaciones en uso de su derecho al descanso y apareció la Procuraduría General de la Nación con la consideración de gravísimas para las denuncias sobre feria de contratos y lo suspendieron por tres meses del cargo “para poder avanzar en las investigaciones” como afirmó el zar anticorrupción Oscar Ortíz, ya que Pérez venía negando documentos o dilatando al máximo la entrega de éstos.

Anónimo dijo...

excelente comentario:

"SEGURIDAD DEMOCRATICA LOS RICOS A PASEAR A LAS FINCAS Y LOS POBRES A LAS TUMBAS"

Anónimo dijo...

¿Porqué escogió Colombia la trsiteza democrática de tener un presidente de esta calaña?. La única explicación estaría en la izquierda freudiana cunado trató de comprender el nazismo: Necesitaba Alemania de una figura paterna de esa clase, con la única diferencia que aquí se dio asaltando las urnas y las encuestas con los paracos.

Anónimo dijo...

A raíz de este baño de sangre en que nos encontramos inmersos, me dediqué a leer con mucho cuidado todo lo relacionado con la masacre de El Aro y de allí va surgiendo una pirámide de muerte y desolación la cual parece un inmensísimo rompecabezas del cual faltan millones de fichas y empiezan a descubrirse muertes no sólo de los humildes que tanto odia nuestro verdugo el doptor don varito, como los misteriosos e inexplicables homicidios de antiguos amigos íntimos del alma, parceros y aliados del chalán de cresponcito, tales como PEDRO JUAN MORENO (helicóptero “tratado por manos de seda”), el bandi CÉSAR VILLEGAS ARCINIEGAS (qué casualidad tiroteado en su propia oficina), el obediente y sumiso MARTIN ORLANDO CARREÑO (su reluciente burbuja último modelo le falló en el precipicio). Este último perteneció al trío estelar de generales de la Patria al servicio del paramilitarismo, confabulados con Salvatore Mancuso y Carlos Castaño. El excelso trío fue integrado por el mismo Carreño, Rito Alejo del Río e Iván Ramírez. Para rematar tantas “coincidencias”, uno de los últimos finados de esta cadena de sangre de antiguas mancornas del salgareño, denominado ALBERTO CALLE, quien se desempeñaba como secretario de gobierno de Ituango en el momento preciso de la matanza de El Aro (tan de malas que este testigo estrella de la carnicería de El Aro estuviera en el epicentro de la última bomba colocada el 14 de febrero de este año en Ituango “por las far”.

No es que a propósito uno quiera pensar mal de don salgareño, pero las muertes “casuales” de sus amigotes tan afectos a él y conocedores como nadie de los secretos entrañables de la forma como se ha venido construyendo el genocidio y desplazamiento que padece Colombia, ocurrieran a partir del 2002, es como si alguien quisiera silenciar cerebros de testigos de postín que pudieran menoscabar, debilitar o poner en duda alguna de las coartadas que ha fabricado con filigrana el patrón de la casa de nari y su cofradía draculiana opus dei.

Si uno persiste en profundizar la lectura de todos estos tétricos episodios, se encuentra con que Carlos Castaño, cuando fue sindicado de haber ejecutado la masacre de El Aro, desplegó el mismo libreto que le conocemos a nuestro Drácula de la casa de nari, se puso furioso y negó que él hubiera mandado cometer semejante aberración, juró que iba a demandar a los infames que lo estaban acusando y no tuvo empacho en decir que esos muertos “eran unos guerrilleros vestidos de civil”, ¿dónde habremos escuchado los mismos argumentos?, es que definitivamente esta cofradía actúa de forma solidaria y mancomunada, no le agregan ni siquiera una coma extra.

Continúa uno hilvanando los hechos de la época y se destaca que el período de oro del trío encabezado por Ritico fue durante la gobernación antioqueña del amado chalán de cresponcito, entre 1995 hasta 1997 y por esa hilación la curiosidad va llevando al lector a rememorar miles de situaciones pasadas, como por ejemplo el vil y miserable asesinato de Elsa Alvarado, Mario Calderón y el padre de Elsa, ordenado por la secta draculiana y la fecha en que fue cometido, o sea el 19 de mayo de 1997, encaja perfectamente dentro del período de gobernación del doptor varito y de Ritico/trío como sumisos e incondicionales jefes militares y si se sigue esculcando la nefasta historia de esta alianza macabra de narcos, políticos, paras y militares, se concluye que como bien lo dice Piedad Córdoba, todos los caminos del paramilitarismo conducen a: ¿ADIVINEN QUIÉN?

¿Cuántos asesinatos serán necesarios aún, para despercudir y lavar la “inmaculada” imagen de la inteligencia superior, nuestro lord salgarían “el mejor presidente o mesías que hemos conocido en Colombia”?

Anónimo dijo...

Gobierno corrompido y asesino, Congreso de la República complaciente. Linda democracia.

Anónimo dijo...

FELIPE,

¿es cierto que JMS es el primero en cobrr su parte de la recompensa??

Anónimo dijo...

LA IDEA DE LA MAFIA GOBERNANTE ES CERO TESTIGOS.

Atentan contra testigo de asesinato de alias 'Job', Lina Cataño salió sin lesiones de consideración
Fue atacada por dos hombres que se movilizaban en una moto mientras transitaba en su automóvil por el centro de Medellín. Escoltas de la testigo resultaron heridos luego de un violento tiroteo.


Según fuentes de la Policía Metropolitana, uno de ellos recibió cuatro impactos en la cara, el tórax y un brazo, mientras que el otro fue impactado en el cuello.

La testigo, sin embargo, apenas tuvo una herida en la clavícula y se encuentra fuera de peligro.

Al parecer esta se dirigía a la Corporación Democracia, donde trabajaba como apoyo administrativo.

Cuervo estaba con 'Job' el 28 de julio pasado en un prestigioso restaurante de la vía a Las Palmas de Medellín cuando sicarios lo abalearon.

Al parecer ella había rechazado la escolta del programa de testigos de la Fiscalía, por lo que la Policía le asignó dos efectivos suyos.

Severo Antonio López alias 'Job', es el ex paramilitar que se hizo célebre por sus reuniones en el Palacio de Nariño con el secretario de prensa de la Presidencia, César Mauricio Velásquez, y con el abogado Óscar Iván Palacio.

MEDELLÍN

Anónimo dijo...

¿Qué más ha dicho hoy el terrorista vestido de presidente?

Jajaja...Buenisimo, Aqui les mando uno del vecino Bolivariano:

Una madre le hace un jugo a su bebé y olvida ponerle azúcar
- Ma.. ugo chave malo
- Si hijo, es un hijueputa

LUIS dijo...

Y hoy aplico la teoria chavista de atacar a vivanco para tratar de tapar el genocidio de mas de mil jovenes "dados de baja en combate",esos mil muertos han servido para ganar condecoraciones, ascensos, permisos y miti miti con los "informantes". Definitivamente hay que tenerle miedo a los boludos,..porque son muchos.. (75%) en la encuesta de 1000 personas.

Anónimo dijo...

ATENTAN CONTRA EL REPRESENTANTE LEGAL DE NUESTRA COMUNIDAD

No podemos que expresar con sentimientos de rabia e impotencia como un estado mantiene su accionar de exterminio contra nuestro proceso, la imposibilidad de poder hacer algo frente a lo que nos anuncian es casi total, a lo que si podemos acudir es a la memoria, a la constancia histórica, para que algún día ese sentido de humanidad en muchos lugares del mundo juzgue todo este terror.

- Hoy sábado 1 de noviembre a las 2:30 p.m. en el barrio Ortiz de Apartadó fue víctima de un atentado por paramilitares auspiciados por la fuerza pública JESUS EMILIO TUBERQUA representante legal de la comunidad. Jesús Emilio se encontraba en la puerta de un café internet cuando fue abordado por dos hombres de civil y reconocidos paramilitares, uno de ellos sacó un arma corta apuntándole a la cabeza y le dijo te vamos a matar, enseguida Jesús Emilio le cogió la mano en la que el paramilitar tenía el arma logrando empujarlo y así poder entrar dentro del establecimiento donde se encontraba una persona de la Comunidad de Tamera (comunidad hermana con la Comunidad de Paz ubicada en Portugal), allí se escondió. Al correr y en el forcejeo a Jesús Emilio se le cayó el morral en el que portaba documentos y papeles de la comunidad, su identificación, dinero de la comunidad y el celular, los paramilitares buscaron a Jesús Emilio no lo encontraron, recogieron la mochila y se fueron. Hace varios meses como hemos dejado constancia Jesús Emilio ha sido víctima de varias amenazas por parte de los paramilitares y militares, al igual que varios miembros de la comunidad.

Pedimos la solidaridad nacional e internacional ante este hecho que es un claro atentado contra nuestra comunidad por parte del paramilitarismo y el estado que actúa en conjunto con ellos. Sabemos del riesgo de cada miembro de nuestra comunidad pues los sembradores de la muerte buscan exterminarnos, pero creemos en la vida y esta no podrá apagarse cuando se camina por sendas de paz y de acciones alternativas como las que construimos diariamente.

COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSE DE APARTADO

Noviembre 1 de 2008

Anónimo dijo...

Ese muchacho bendito alias El Salgareño atarbán, o el representante de Bush y de su pulilo McCain en Colombia, volvió a arremeter contra Human Rights Watch y de qué manera tan insolente, en un consejo comunal que realizó en la ciudad sede de la Oficina de Narquiño; es decir, en Envigado.

¡Se alborotó Pastora, que anda desesperada porque se la tienen pisada internacionalmente desde hace tiempo todas las entidades que defienden los derechos humanos!

Lo curioso es que todavía hay ignorantes e irresponsables que aplauden semejante discurso del cómplice bananero de Irak.

Video del canal prostitucional

Anónimo dijo...

¿Qué más ha dicho hoy el terrorista vestido de presidente?

Anónimo dijo...

ATENTAN CONTRA EL REPRESENTANTE LEGAL DE NUESTRA COMUNIDAD



No podemos que expresar con sentimientos de rabia e impotencia como un estado mantiene su accionar de exterminio contra nuestro proceso, la imposibilidad de poder hacer algo frente a lo que nos anuncian es casi total, a lo que si podemos acudir es a la memoria, a la constancia histórica, para que algún día ese sentido de humanidad en muchos lugares del mundo juzgue todo este terror.



- Hoy sábado 1 de noviembre a las 2:30 p.m. en el barrio Ortiz de Apartadó fue víctima de un atentado por paramilitares auspiciados por la fuerza pública JESUS EMILIO TUBERQUA representante legal de la comunidad. Jesús Emilio se encontraba en la puerta de un café internet cuando fue abordado por dos hombres de civil y reconocidos paramilitares, uno de ellos sacó un arma corta apuntándole a la cabeza y le dijo te vamos a matar, enseguida Jesús Emilio le cogió la mano en la que el paramilitar tenía el arma logrando empujarlo y así poder entrar dentro del establecimiento donde se encontraba una persona de la Comunidad de Tamera (comunidad hermana con la Comunidad de Paz ubicada en Portugal), allí se escondió. Al correr y en el forcejeo a Jesús Emilio se le cayó el morral en el que portaba documentos y papeles de la comunidad, su identificación, dinero de la comunidad y el celular, los paramilitares buscaron a Jesús Emilio no lo encontraron, recogieron la mochila y se fueron. Hace varios meses como hemos dejado constancia Jesús Emilio ha sido víctima de varias amenazas por parte de los paramilitares y militares, al igual que varios miembros de la comunidad.



Pedimos la solidaridad nacional e internacional ante este hecho que es un claro atentado contra nuestra comunidad por parte del paramilitarismo y el estado que actúa en conjunto con ellos. Sabemos del riesgo de cada miembro de nuestra comunidad pues los sembradores de la muerte buscan exterminarnos, pero creemos en la vida y esta no podrá apagarse cuando se camina por sendas de paz y de acciones alternativas como las que construimos diariamente.



COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSE DE APARTADO

Noviembre 1 de 2008

Anónimo dijo...

Como si los militares fueran bobos!
Claro que ellos mataban y por medio de civiles (testaferros)cobraban.........

el despertador dijo...

MALDITOS SEAN LOS SANTOS

1. ¿Es cierto que la hachuela con la que mataron al general Rafael Uribe Uribe, les fue entregada a los asesinos en el almacén del padre de Eduardo Santos, futuro yerno del original dueño de El Tiempo, señor Villegas?

2. ¿Es cierto que con un ardid, Eduardo Santos se quedó con el periódico de su suegro?

1. ¿Tuvieron ellos que ver con la muerte de Mamatoco en 1943 para desprestigiar y tumbar al gobierno progresista de Alfonso López Pumarejo?

2. ¿Es cierto que desde los ventanales de EL TIEMPO se disparó a Jorge Eliécer Gaitán, a quien Plinio Mendoza Neira tomó del brazo para sacarlo a la hora convenida, hacia la mira del francotirador?

3. ¿Es cierto que mientras atacaban editorialmente desde EL TIEMPO a las guerrillas liberales (predecerosas de las FARC) mientras por debajo de la mesa, las financiaban?

4. ¿Tuvieron ellos que ver en el complot para asesinar a Luis Carlos Galán porque sabían que él no los iba a dejar meter las narices en su gobierno?

5. ¿Es cierto que ellos tuviern que ver con el assinato de Alvaro Gómez Hurtado porque no quiso hacer parte del plan para derrocar a Ernesto Samper Pizano?

6. ¿Es cierto que han intentado tumbar a Álvaro Uribe Vélez desde el 8 de agosto del 2004 pero éste les ha resultado muy liso, como buen culebrero paisa; y al darse cuenta del inmenso poder de la mafia que rodea a Uribe, les ha dado culillo?.

Dirán que Enrique, Juan Manuel y
Pachito no tendrán nada que ver con los hechos ocurridos cuando ellos aún no habían nacido, pero es que hijo de tigre, sale pintao...

Anónimo dijo...

De huevos y otras protestas
Por: Reinaldo Spitaletta
AL FINADO NICOLAE CEAUSESCU, dictador rumano, a quien el pueblo llamaba Drácula, y a su esposa Elena sus compatriotas refugiados en Nueva York los recibieron con una lluvia de huevos, en 1978.

Tal vez la despreciable pareja merecía más que proyectiles ovoides. Al asesor presidencial de Uribe, un estudiante de la Universidad de Caldas le estalló un huevito en la testa, en protesta porque don José Obdulio es un “personaje que está en contra de los pobres, las marchas y los indígenas”.

Entre otros, han recibido huevazos Alan García, que lo hicieron correr los maestros en la región de Puno, y embajadores gringos, y uno que otro príncipe, así que el huevo se ha convertido en elemento clave para expresar repulsas contra representantes del poder, y ya parece estar catalogado dentro de las maneras civilizadas de repudio. Así que el lanzahuevos no debe ser calificado de terrorista, aunque en Colombia nunca se sabe.

El incidente oval se inscribe en un período de resistencias civiles, en una suerte de despertar de sectores sociales, entre los cuales los indígenas han marcado una pauta de alto nivel de participación. Las recientes y multitudinarias marchas de trabajadores lograron remover la satanización oficial, en un país en el cual las manifestaciones de los descamisados son criminalizadas. Al que grita por sus derechos, por la dignidad, por mejores salarios, se le etiqueta como terrorista.

A la marcha indígena, que empezó siendo sometida a la inquisición del Gobierno porque dizque estaba infiltrada por las Farc, la Policía la baleó, pero el hecho se conoció, no por los medios informativos nacionales, sino porque la CNN mostró una evidencia. Claro que se advirtió de parte de la Casa de Nariño que los disparos eran al aire (¿de los pulmones?) y que los muertos se murieron manipulando bombas.

La macartización se ha extendido a los corteros de caña, que luchan por mejorar sus condiciones laborales y ejercen el derecho a la huelga. Sin embargo —dice el poder— están infiltrados, son parte de la subversión, y los atropellan con el repetido discurso descalificador del Gobierno. Con todo, lo que se aprecia en estos días es una vigorosa respuesta de los trabajadores a los desmanes oficiales.

Otro caso escandaloso ha sido el espionaje del DAS a la izquierda democrática, en particular al senador Gustavo Petro. Aunque el Presidente ha dicho, como en otros episodios, que él desconocía tales asuntos, o que, al estilo Samper, se hacían a sus espaldas, lo que se nota es la ratificación de conductas nefastas de ese organismo adscrito a la Presidencia de la República. Porque aunque la amnesia es mucha, nadie olvida las trastadas de su ex director Jorge Noriega, acusado de favorecer a paramilitares y proporcionar listas negras de sindicalistas, luego asesinados.

El DAS también montó falsos atentados, entre ellos uno al presidente Uribe en Barranquilla y alteró antecedentes judiciales de paracos. Así que no es raro lo acontecido con su Coordinador de Inteligencia Política Social, Jaime Fernando Ovalle, que armó el seguimiento a Petro y otros miembros del Polo Democrático. Pero ¿de dónde salió la orden del espionaje? Tal organismo se parece cada vez más a la Gestapo o a la KGB.

Por ahí, en los corrillos, se preguntan si esos mismos seguimientos y acechos los practican con miembros de los partidos uribistas. ¡Ah!, por lo menos, su directora, María del Pilar Hurtado, renunció “por dignidad”, la misma que parece faltarles a ciertos ministros.

Volviendo al principio, se sabe que ni paracos, ni guerrilleros, ni policías, ni soldados, tiran huevos. Con ellos va más la bala, los cilindros, las motosierras… Pero eso sí, al huevito de José Obdulio le quedó faltando un tomate.

Anónimo dijo...

Soplándose el rabo
Por: Alfredo Molano Bravo
EL TAMAL QUE SE HA VENIDO DESTApando tiene proporciones gigantescas y, como les pasa a los extranjeros, el Gobierno no sabe qué hacer con las hojas. A los 11 muchachos de Soacha —desaparecidos, enterrados en Ocaña y reportados muertos en combate con el Ejército Nacional— se suman día a día nuevos y aterradores casos en todas las regiones del país.

El más cruel: un cinturón de muerte que va del Catatumbo al Magdalena Medio, pasa —¡cómo no!— por Antioquia y remata en Chocó. Las cifras son contradictorias e incompletas, y en muchos casos las categorías se confunden. La Fiscalía denuncia que las investigaciones relacionadas con falsos positivos han pasado en un año de 103 pesquisas sobre ejecuciones extrajudiciales a 690, y éstas con 763 vinculados y 1.137 víctimas.

La Procuraduría investiga 111 casos de falsos positivos. Según la ONG Coordinación Colombia, Europa y Estados Unidos, ha habido 535 ejecuciones atribuidas a las Fuerzas Armadas y de Policía entre enero de 2007 y julio de 2008. Iguarán le pide al Gobierno que revise la Directiva ministerial 029 de 2005, que autoriza pagar como recompensa 3 millones 800 mil pesos por “abatimiento”. En plata blanca, la lógica social de la guerra durante la Seguridad Democrática se revela en que mientras el secuestro disminuye, las desapariciones forzadas, las ejecuciones fuera de combate y los falsos positivos aumentan.

Sólo en el presente año han sido asesinados 40 sindicalistas. Más al fondo: la lógica perversa daría cuenta de que la confianza inversionista aumenta en la medida en que aumentan los falsos positivos. ¿Cuántos colombianos asesinados cuesta cada dólar invertido en el país? Cabe otro interrogante brutal: ¿La relativa y parcial desmovilización de paramilitares podría estar obligando a “instancias” de la Fuerza Pública –expresión de Uribe– a hacer de nuevo la guerra sucia directamente? ¿No equivale a confesar que los heroicos resultados obtenidos por el Ejército Nacional están contaminados y que sin el apoyo de “instancias” sucias no sería posible tanto laurel? Parecería como si la donbernabilidad —original concepto de la politología popular— fuera la fórmula secreta de la tan mentada institucionalidad.

¿De dónde le sale a Uribe, ahora, después de las cuarenta, este “leve giro hacia la izquierda”, como lo pregunta Hommes? Hay pistas, digo yo: la más clara, la probable y muy deseable victoria de Obama. La elección de un mulato como presidente de EE. UU. podría llegar a tener la misma importancia para la democracia que la caída del muro de Berlín. En Colombia, la obamabilidad debilitaría la guerra al punto de abrir una opción a la negociación política por el simple hecho de condicionar la ayuda militar gringa al respeto de los Derechos Humanos.

La presión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, de Amnistía Internacional, de Human Rights Watch, de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, de la Comisión Colombiana de Juristas, del Colectivo de Abogados Alvear Restrepo, y la posible intervención de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, del Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra y del Congreso de Estados Unidos, son los verdaderos héroes de la jornada. Al fin y al cabo, el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y de Policía es el Presidente de la República; y él, más que nadie, sabe lo que le viene pierna arriba si no se desparcha de la nefastas instancias. Después de oír el informe de Félix de Bedout, se podría concluir que los militares untados dirán que obedecían una directiva firmada por Camilo Ospina y este ex funcionario sería el paganini del tropel. Uribe se desmontaría por las orejas. Y todo bien.

Habrá que ver si soplando se apaga la paja, o se atiza la candela.

Anónimo dijo...

Fallas, lunares, orejas
Por: Héctor Abad Faciolince
LAS PALABRAS QUE ESCOGEMOS PARA hablar sobre cualquier asunto no son neutras ni son siempre inocentes. Al usar una expresión en vez de otra, lo que estamos revelando es una actitud mental, bien sea de censura, de complacencia, o bien, como en el caso que voy a analizar, un intento por disminuir y casi minimizar la gravedad de los hechos.

La revista Semana, en su edición virtual, señala que el presidente Uribe les dio “otro jalón de orejas a los militares”. El ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, habló de “lunares” que no manchan por entero a la institución militar. Y el ministro de Justicia, Fabio Valencia Cossio, declaró que hubo “fallas cometidas por algunos miembros de la Fuerza Pública”.

“Fallas, jalón de orejas, lunares”, esas son las expresiones que se usan. Tengan en cuenta que, en los tres casos, estamos hablando de crímenes atroces, es decir, de la desaparición, y posterior asesinato, de algunos jóvenes inocentes de Soacha y otras poblaciones o barrios pobres del país. Pero el lenguaje que emplean para comentar el castigo a semejantes crímenes, es el mismo que usaríamos para reprender, casi con simpatía, la indisciplina o las picardías de un grupo de niños en la escuela: jalarle las orejas por sus fallas a uno de los lunares de la clase.

Naturalmente la purga de 27 oficiales y suboficiales es mucho más que un “jalón de orejas”, es una echada del colegio. Pero aunque la medida le dé una buena señal al Ejército, es insuficiente. Ante todo, no sabemos si todos los oficiales destituidos están implicados en esta masacre de jóvenes, o si entre ellos se aprovecha la ocasión para sacar oficiales por otros motivos inconfesables; se debería decir con claridad cuáles de estos militares, y en qué medida, están involucrados en el plan macabro (estilo neo-nazi) de “limpiar” los barrios de drogadictos, homosexuales, retrasados mentales o simples inconformes, mediante la carambola a dos bandas de engañarlos, alejarlos del sitio, y luego presentarlos como subversivos muertos en combate.

Esto es atroz y no se resuelve con una simple destitución de militares. Habría que revelar la verdad completa de los llamados “falsos positivos” (otro eufemismo del lenguaje para no hablar de terrorismo estatal), pedirle perdón a todo el país, y reparar a las víctimas (y cuanto antes, no dentro de quince años cuando lo ordene la Comisión de Derechos Humanos de la OEA). Está bien que Uribe, al fin, les hable duro a los militares, la institución más mimada y mejor financiada durante sus dos gobiernos, y que destituya a unos cuantos.

Pero debería al mismo tiempo, como señalaba Rodrigo Uprimny en estas mismas páginas, comprometerse también con el apoyo al proyecto de ley que busca dar reparación a las víctimas de los agentes del Estado. Es imperdonable que el Gobierno se oponga a una medida que es obvia en un país donde muchas veces ha sido el Ejército (en alianza con los grupos paramilitares, o con los narcos) el que ha cometido actos de una sevicia inaceptable contra la población civil.

Cuando salieron a relucir los falsos positivos de Soacha, el Gobierno quiso tapar el escándalo inflando en los medios el crimen de un niño secuestrado y asesinado por su padre. Antes, cuando el Polo citó al ministro Santos para un debate sobre el premio a los militares por matar falsos subversivos, hace años, se dijo que esas denuncias no eran más que calumnias de la oposición. Ahora resulta que no lo eran; las calumnias acabaron siendo verdades, y los falsos positivos deberían tener otro nombre: crímenes atroces más que homicidios simples. Ahora todos los ciudadanos tendremos que responder, con los impuestos, para pagar millonarias y justas indemnizaciones a las víctimas. Ojalá los militares implicados participen también con su patrimonio. Y ojalá estas destituciones no se queden en mera propaganda, “jalones de orejas, fallas menores y pequeños lunares” de una institución intocable y ejemplar.

Anónimo dijo...

Los que pecan por la paga
Por: Ramiro Bejarano Guzmán
NO ENTIENDO POR QUÉ AHORA MUchos se aterran de que la escandalosa salida de 27 oficiales del Ejército, esté relacionada con el ajusticiamiento y la desaparición de personas humildes.

Era obvio que lo que ahora nos tiene estremecidos, tarde o temprano iba a ocurrir, pues hubo muchas señales de que debajo de los puentes de la seguridad democrática corrían las aguas de las guerras sucias y el terrorismo estatal.

No es fortuito que el acto inaugural del sexenio de Uribe, haya sido la conformación en Valledupar de una brigada de soplones, que no acabó con la insurgencia, pero sí con la intimidad de los vallenatos. Después unos soldados acribillaron en Cajamarca varios campesinos, entre ellos un bebé, porque “creyeron” que se trataba de un comando insurgente. Luego llegó el crimen de Guaitarilla, donde hombres del Ejército comprometidos en cosas turbias, mataron unos policías. Más tarde en Jamundí, un comando del Ejército asesinó a otro de la Policía. Recientemente, un subversivo reclamó con el beneplácito oficial una recompensa jugosa a cambio de la mano del jefe de las Farc, que asesinó mientras dormía.

Por todo eso no es extraño que el entonces ministro de Defensa, Camilo Ospina –el candidato del régimen a Fiscal– haya expedido la tenebrosa directiva ministerial 29 de 2005, que patentó el negocio de la muerte, pues decidió premiar con más de tres millones de pesos, a quien aniquile un insurgente raso. Esa directiva abrió las puertas para las desapariciones y muertes hasta de indefensos campesinos, ejecutadas por oficiales inescrupulosos que los presentaron como guerrilleros caídos en combate.

De esa siniestra directiva ministerial ahora sabemos que han quedado regados cadáveres hasta de inocentes a lo largo y ancho del país, como también miles de investigaciones en la Procuraduría y en la Fiscalía, que apenas van en simples titulares de prensa.

Asombra que ahora Uribe le diga al país que es preferible un guerrillero desmovilizado que uno dado de baja, como si no lo hubiésemos oído hace un par de meses en un Consejo Comunal en Medellín, en vivo y en directo, ordenando a sus generales que acabaran con un delincuente y se lo apuntaran a su cuenta. ¿Lo lograrían?

Tampoco se nos ha olvidado que Juan Manuel Santos, el mes pasado se pavoneaba proponiendo que la seguridad democrática debería elevarse a norma constitucional y convertirse en política permanente de Estado. Veremos si insiste en esta impostura, después de que las autoridades establezcan que sí hay una pavorosa coincidencia entre el incremento de falsos positivos y el aumento del pago de recompensas, sobre las cuales el Gobierno no ha ofrecido cuentas.

El Gobierno pretende que este nuevo enredo de los muertos y desaparecidos le resulte barato, entregando la cabeza de 27 militares y lavándose las manos olímpicamente, como lo hizo cuando cayeron dos directores del DAS, o cuando botaron a una docena de generales de la Policía por interceptaciones ilegales.

Si Uribe se equivocó prohijando la peligrosa directiva 029 de 2005 del Ministerio de la Defensa, todavía más si no rectifica el cuestionado rumbo de la seguridad democrática. Así lo pide la opinión pública que por primera vez está atemorizada, ante el peligro inmenso que entraña para una sociedad civilizada, que el terror alimente la quimera de la paz.

Adenda.- Insólito que por vencimiento de términos salgan libres los militares sindicados de los graves hechos de la toma del Palacio de Justicia. Esos oficiales tienen derecho a que los declaren inocentes y la comunidad a saber si son culpables.

Anónimo dijo...

genial tola y maruja

El hijo de Ana, Martín, el más bajo,

salió esta mañana a buscar trabajo.

Halló en el camino a Juan Manuel Santos, que le dijo:

¿Qué le pasa, amigo? Está cabizbajo.

Martín respondió: No tengo trabajo.

Y dijo el Ministro: eso no es motivo,

Ya le tengo puesto: Falso positivo.

Anónimo dijo...

La responsabilidad del poder
Por: William Ospina
CUANDO LOS DEFENSORES DE LOS Derechos Humanos hablaron con alarma de la posibilidad de que se estuvieran dando en Colombia ejecuciones extrajudiciales y crímenes de Estado, el Gobierno y sus asesores rechazaron esas acusaciones y afirmaron que quienes así hablaban eran aliados de la subversión.

Ahora se revela que altos oficiales del Ejército permitieron que hombres a su mando reclutaran jóvenes en las barriadas con la intención de asesinarlos y presentar sus cadáveres como bajas del enemigo, para merecer los premios que se ofrecen por dar de baja a los rebeldes.

Desde hace años escuchamos denuncias de personas humildes que afirman que sus hijos o parientes, gentes pacíficas, siempre pobres y a veces con problemas de retraso mental, desaparecían de los barrios y aparecían como combatientes dados de baja, decorados con armas y uniformes. Eran casos aislados, se decía, y voceros del alto gobierno solían repetirnos que no se puede por casos aislados arrojar un manto de duda contra unas instituciones que todos tenemos el deber de respaldar.

Lo mismo se dijo cuando se dieron los tremendos choques armados entre miembros de la Policía y del Ejército, como el caso de Jamundí, donde una tropa del Ejército acribilló a un grupo de agentes de la Policía antinarcóticos. Y cada vez que surgían evidencias de colaboración entre miembros de las Fuerzas Armadas y grupos al margen de la ley. El propio presidente Álvaro Uribe descalificó a quienes acusaron a miembros de la Fuerza Pública de haber asesinado a varias personas de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, y acusó a esa Comunidad, bien conocida por defensores de los Derechos Humanos, de estar aliada con grupos subversivos. Nadie ignora tampoco el desagravio que brindó a un general de la República acusado de apoyar a grupos paramilitares en la región de Urabá.

Quienes sólo sabemos lo que pasa en el país por la información que ofrecen los medios de comunicación, podemos equivocarnos en la apreciación y la valoración de los hechos. Tienen menos derecho a equivocarse quienes manejan toda la información posible, porque ejercen el poder y cuentan con millares de investigadores. Los gobernantes que responden por el honor de unas instituciones centenarias, tienen una tradición que honrar y un país que respetar. Por eso es un escándalo que, abandonando sus responsabilidades, se conviertan en defensores de oficio de quienes se ven acusados de crímenes.

Cuando estalló el escándalo de los jóvenes de Soacha reclutados por militares y exhibidos como enemigos dados de baja, el Presidente declaró que estaba confirmado que habían muerto en combate. Ahora sacude a los estamentos ordenando una purga en las filas del Ejército porque se ha demostrado que aquellas acciones heroicas de unos militares eran en realidad crímenes atroces.

Los oficiales implicados están siendo expulsados del Ejército por no haber sabido controlar a sus hombres. Pero ¿qué pasa con quienes no han sabido controlar a esos oficiales? ¿Cuál es la formación que se está dando a las Fuerzas Armadas para que oficiales de semejante graduación incurran en vilezas contra la comunidad peores que las de las peores tiranías? Los grandes tiranos suelen masacrar a sus opositores, pero son pocos los casos en la historia de la infamia en que se maten inocentes para obtener medallas. El hecho es de la mayor gravedad, y no implica sólo a quienes han cometido con toda conciencia estos crímenes, sino a quienes no sólo no han sabido controlarlos sino que los tenían acostumbrados a una rutina de justificaciones y absoluciones.

Pero es que el discurso corriente de nuestros líderes es propicio para estimular esos comportamientos atroces. En cualquier país del mundo uno oye a los ministros de Defensa decir: “Estamos comprando armas, pero nuestros ciudadanos pueden estar seguros de que son para usarlas contra cualquier enemigo exterior”. Sólo en Colombia le hemos oído decir a un ministro de Defensa: “Estamos comprando armas, pero los otros países pueden estar tranquilos porque esas armas son para usar dentro de nuestras fronteras”. Esa diferencia sutil de intención termina siendo interpretada de muchas maneras.

Cuando se presentó el espantoso asunto de un guerrillero que asesinó a su jefe mientras dormía y le cortó la mano para pedir la recompensa, el Gobierno aplaudió aquel hecho y nos hizo sentir la vergüenza de que Colombia se había vuelto una madriguera de cazadores de recompensas autorizados por el Estado para cometer crímenes. Y esa mano cortada ha quedado unida desafortunadamente a la memoria de este Gobierno, como un símbolo de su ambiguo sentido de humanidad.

Ahora sabemos que es la continua exigencia de resultados, la costumbre de medir esos resultados por delincuentes dados de baja, y una política obscena de recompensas en honores, grados y medallas por hechos crueles, lo que alienta estos actos perversos de una gente que se engolosina con la violencia hasta el punto de masacrar sin escrúpulos a la propia comunidad.

Cuanto más alto sea quien lo permite, más oscuro es el pecado, más desalentadores para la sociedad estos hechos que nadie olvidará. El ejercicio del poder es una responsabilidad trascendental, ante la que no caben las astucias. Porque hasta los testigos pueden callar y perdonar, pero la historia siempre dice la última palabra.

el despertador dijo...

María Isabel Rueda se ha quedado boquiabierta porque, según ella, han traicionado a El Salgareño.

¿Es que se puede hablar de lealtad en la mafia?

Anónimo dijo...

En Atlántico, Sucre y Córdoba hay falsos positivos desde 2005

Organizadas en la asociación ‘Madres unidas por un solo dolor’, piden justicia por las muertes de sus hijos y familiares.

Por Rosa Herrera Bossio

Ahora que el revuelo por el tema de los falsos positivos está en su cénit, y que han destituido 27 militares, entre ellos tres generales y once coroneles, por los desaparecidos de Soacha, cabe preguntar ¿qué pasará en la Costa Caribe? ¿Rodará alguna cabeza por estos territorios?

Antes que el fiscal General de la Nación, Mario Iguarán, cuestionara el programa de recompensas como el motor de la recientemente destapada ola de falsos positivos, ya las madres de hijos desaparecidos en Barranquilla y muertos en supuestos combates en Cesar y Sucre se hacían la misma pregunta.

La Procuraduría manifestó ayer que desde hace un año había alertado de esa situación al Ministerio de Defensa, por algunos casos de los que tenían conocimiento, y sin embargo hubo toda clase de obstáculos para poder iniciar una investigación, en especial, porque la Justicia Penal Militar archivaba expedientes antes de ser revisados por otras instancias.

La Defensoría de Barranquilla tiene documentados 12 casos clasificados en la modalidad de falsos positivos. EL HERALDO ha logrado identificar en la ciudad 13 desaparecidos y asesinados en Cesar (la mayoría) y el departamento de Córdoba. Pero la cifra llega a 15 con las dos desapariciones que logró identificar la Fiscalía recientemente.

¿COMBATES EN ATLÁNTICO?. Fabián Márquez Gutiérrez y Guedy de Jesús Domínguez Blanco fueron hallados en una trocha de Malambo en el 2007 y según reportes militares eran guerrilleros dados de baja en combate. Así mismo, otros cuatro desaparecidos, pero que no han sido identificados, murieron en otros sectores del Departamento también en supuestos combates con grupos al margen de la Ley.

Las madres que han tenido el valor de reunirse y pedir justicia, hablan de más casos en el barrio Montes y en El Bosque que no han sido denunciados por temor. Se investiga un caso en Repelón y podría haber más en otros municipios.

Extrañas evidencias

En el levantamiento del cadáver de Albeiro David Meza, de 22 años, en San Benito, Sucre, apareció con un revólver en la mano derecha. Pero, como lo muestra la foto tomada durante su servicio militar, Albeiro era zurdo.

El cuerpo de Iván de Jesús Sierra tenía dos botas correspondientes al pie derecho. ¿Alguien puede caminar, e incluso combatir de esa manera?

Medicina Legal dictaminó sobre Víctor Manuel Mendoza que el tiro mortal entró por la nuca y salió por un ojo. Si estaba en combate, ¿la trayectoria no debía ser al revés? Y además presentaba golpes.
Al cadáver de Juan Diego Vergara le borraron las huellas dactilares con ácido.

Quise decirle a Uribe: “mi hijo no era guerrillero y lo mataron”

Marta Díaz y Estela Roca tienen algo en común además de ser madres de hijos “dados de baja por el Ejército en combate”. Ambas llevan dos años intentando recuperar los cuerpos para darles sepultura y poder hacer un verdadero duelo, pero en cambio las distintas entidades públicas encargadas de resolver esa situación las han tenido en un vaivén de trámites, documentos y averiguaciones que no terminan.

Cuando el presidente Álvaro Uribe anunció su llegada a Barranquilla para realizar un consejo comunal en Santa Verónica el 26 de julio, Marta sintió que era la oportunidad precisa para gritarle al país el dolor por el que estaba atravesando y que el mandatario de todos los colombianos hiciera algo al respecto por ella y por otras madres con el mismo drama.

Como no había logrado una credencial para entrar, se comunicó ese mismo sábado con un noticiero radial para que la ayudaran. El periodista Oswaldo Sampayo la puso en contacto directo con el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano. “Él se comprometió a ayudarme a hablar con el Presidente, pero cuando me vio allá no me prestó atención”.

Marta cuenta que para ingresar a la reunión tuvo que llorar y rogar hasta que una funcionaria de la Gobernación se condolió de ella y la hizo pasar. En medio de la multitud y ante la dificultad de comunicarse con el primer mandatario, se sirvió de una hoja tamaño carta que tenía a la mano y escribió en letra grande y legible: “Yo soy una de las madres de los muchachos que aparecen muertos como guerrilleros y no es así”.

Le mostró el improvisado cartel al Gobernador y nuevamente la ignoró, pidió micrófono y no se lo concedieron, finalmente le señaló el mensaje a Uribe y éste le envió a su secretaria, quien la hizo pasar a la zona donde estaban los senadores. Uno de ellos le dijo al ver su letrero: “eso es lo que hacen los guerrilleros para


EL HERALDO

Anónimo dijo...

La bola de nieve de los falsos positivos sigue creciendo.

Ex Auc cuenta cómo fue el reclutamiento de al menos 7 jóvenes en Sahagún (Córdoba)


Cuatro de los reclutados en Sahagún (Córdoba) aparecieron muertos el mismo día en que desaparecieron. Uno, 24 horas después.

Los desaparecidos fueron reportados como guerrilleros muertos en combate por la Fuerza de Tarea Conjunta en el vecino departamento de Sucre.


Reportes de falsos positivos recibidos por la Procuraduría pasaron de 10 a 200 en tres años
Pagaban entre 500 mil y un millón por cada reclutado, dicen hombres que están dando pistas
Denuncias por falsos positivos en los últimos siete años, según la Procuraduría El 22 de mayo de este año, un soldado y un cabo de dicha fuerza fueron a matar en su casa del barrio San Rafael a Daniel Alfonso Guerra Ruiz, desmovilizado del bloque 'Centauros', que desde meses atrás tenía una alianza con los militares para reclutar jóvenes, según la propia versión del ex Auc.

El ex 'para' logró escapar, pero su mamá, Fermina Ruiz, que fue testigo de la balacera, recibió un disparo en el abdomen. Él se fue directo a la Policía en Sahagún, donde pidió protección. De allí, una patrulla con cinco uniformados salió a perseguir a los dos hombres que habían disparado y que huyeron hacia la zona rural del municipio, ubicado a 52 kilómetros de Montería, la capital de Córdoba.

Tras varios minutos de persecución los capturaron e identificaron como el soldado profesional Roberto Carlos López Vega y el cabo segundo Luis Alejandro Toledo Sánchez, adscritos a la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre, que opera en 14 municipios de ese departamento con tropas de la Infantería de Marina y de la Brigada 11 del Ejército.

La confesión del ex Auc

El 19 de junio pasado, el ex 'para' confesó ante un grupo de agentes de la Sijín haber conseguido a siete muchachos solicitados por el soldado López Vega, para supuestamente trabajar en fincas de Sincelejo, Sincé, Betulia y Ovejas (Sucre).

Eran de los barrios San José, El Triunfo, Simón Bolívar y La Apartada Carolina, sectores deprimidos Sahagún.

Seis aparecieron luego como muertos en combate con unidades de la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre.

Según el relato del desmovilizado, desde el año pasado el soldado profesional lo contactó, primero para que aceptara el trabajo, y luego para que le ayudara a conseguir a los jóvenes. "Roberto Carlos un día fue a mi casa y me dijo que me estaba buscando hacía rato para ver si me iba a trabajar con unos manes duros de Sincelejo y Ovejas, para cuidar unas fincas. Que pagaban 650 mil pesos y yo iba a andar en moto. Le dije que me dejara pensar y que luego yo le daba una respuesta", dice la confesión del ex 'para'.

Y sigue: "El primero de enero de este año él llegó en una moto a mi casa y me dijo que le buscara un pelao para trabajar en la finca, y me fui al barrio Santa Lucía a buscar al 'Chino' Payares, que me dijo que sí... Lo llevé a la esquina de la casa donde yo vivo. Ahí estaba Roberto Carlos esperando y se lo llevó en una moto marca Honda XL 125, de color rojo, vía vereda La Unión".

El 'Chino Payares', que en realidad se llama Edwin Payares Vega, es el único de los siete que el ex 'para' reclutó que no ha aparecido. Sus padres lo dan por muerto.

En otro aparte de su declaración, el desmovilizado afirma que el pasado 10 de enero, a las 4 de la tarde, el soldado profesional le pidió que fuera por Rodrigo Antonio Avilés Salgado, apodado el 'Pescao', y lo alistara para llevárselo para Bucaramanga. Cuatro horas más tarde el joven fue supuestamente abatido en combate en la finca Charconiza, de Corozal (Sucre), según consta en el acta de levantamiento del CTI.

Hoy, el ex 'para' del 'Centauros' está en el programa de protección a testigos de la Fiscalía, y fue sacado de Córdoba.

Le ofrecieron plata

Apenas un día después del atentado en el que salió herida su madre, un hombre lo visitó en su casa. "Era de piel negra, creo que era un suboficial del Ejército. Me dijo que disculpara, que eso era un mal entendido y que me iba a dar cinco millones de pesos para que dijera que el atentado era porque yo me acostaba con la mujer de Roberto Carlos (el soldado profesional)".

Sin embargo, el ex 'Auc'se mantuvo en su confesión y sostiene que aún existe un plan para asesinarlo.

Por lo pronto, el soldado profesional está condenado a 4 años y 6 meses de prisión por porte ilegal de armas y lesiones personales, por haber provocado heridas a la madre del desmovilizado. El juez Penal del Circuito de Sahagún, Alberto Burgos, le concedió la casa por cárcel, la cual cumple en un municipio de Sucre.

El pasado 30 de mayo sus superiores le informaron que había sido retirado del servicio. Desde su lugar de reclusión niega las acusaciones del desmovilizado y se sostiene en que los celos lo impulsaron a cometer el atentado.

El cabo Toledo, mientras tanto, enfrenta una investigación por lesiones personales en la Fiscalía 27 de Sahagún, porque acompañaba al soldado el día que hirió a la madre del ex 'para'.

EL TIEMPO conoció que también en mayo de este año, cuando se desató el escándalo de los falsos positivos, el comandante de la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre, coronel Luis Fernando Borja, fue relevado y trasladado a Tolemaida. Este diario le dejó varios mensajes en el celular, pero nunca respondió.

El comandante de la Brigada 11 del Ejército con sede en Montería, coronel Jorge Salgado, del que depende la Fuerza de Tarea Conjunta de Sucre, confirmó que la investigación por los hechos está en manos de la Fiscalía.

Estos fueron los engañados

Wilson Alfredo Salgado De la Vega, de 21 años. Trabajaba como administrador de un estadero en Sahagún. Desapareció el 12 de junio del 2007 y fue reportado como muerto en combate ese mismo día en Galeras (Sucre).

Leonardo Fabio Macea Oyola, de 21 años. Desapareció junto con Wilson Alfredo Salgado y sus cuerpos fueron hallados juntos el mismo día y en el mismo lugar en Galeras.

Saleth de Jesús Caldera Yánez, de 25 años. Desmovilizado del bloque 'Mineros'. Desapareció el 29 de enero de este año y ese mismo día fue "muerto en combate" en Sincé.

Rodrigo Antonio Avilés Salgado, 22 años. Vendedor de pizza. Desapareció el 10 de enero tras una promesa de trabajo en B/manga. 4 horas más tarde era muerto en Corozal.

Abraham Elías Geney Lora, de 37 años. Trabajaba en soldadura. Desapareció el 12 de junio del 2007 y ese mismo día fue reportado como muerto en combate en Sincé (Sucre).

Miguel Emiro Galeano Mendoza, de 24 años. Desapareció el 23 de septiembre del 2007 y fue reportado muerto 24 horas después en la finca Santa Rita, en Galeras (Sucre).

Edwin José Payares Bravo, de 22 años. Desmovilizado de las Auc. Se fue el primero de enero de este año supuestamente a trabajar en Sincé, pero no ha aparecido. Sus padres lo creen muerto.

Coincidencias en varias muertes

Un informe de la Fiscalía de Sincelejo sobre muertos en combate en el 2007 cuenta 53 personas, de las cuales 35 fueron identificadas.

Varios familiares aseguran que las muertes fueron reportadas cuatro o cinco horas después de que salieran de sus casas.

Casi todas conservaban la ropa que tenían puesta el día de la desaparición, pero llevaban botas pantaneras y armas.

Un agente del CTI que participó en la mayoría de levantamientos, y que pidió no revelar su nombre, dijo que en muchos casos esas botas tenían apariencia de nuevas y casi todos los cuerpos un solo impacto de fusil.

EL TIEMPO

Anónimo dijo...

Documento .pdf


Informe final de la Misión Internacional de Observación sobre ejecuciones extrajudiciales

Anónimo dijo...

El caso de Alberto Calle Gallo testigo
de la contumacia narcouribista en
la MASACRE DEL ARO es gravísimo.

Anónimo dijo...

El caso de Alberto Calle Gallo testigo
de la contumacia narcouribista en
la MASACRE DEL ARO es gravísimo.

Anónimo dijo...

YIDIS.

Anónimo dijo...

TASMANIA.

Anónimo dijo...

FERNANDO LONDOÑO.

Anónimo dijo...

JOB.

Anónimo dijo...

DAS.

Anónimo dijo...

JORGE NOGUERA.

Anónimo dijo...

MARIO URIBE.

Anónimo dijo...

SALVADOR ARANA.

Anónimo dijo...

SALVATORE MANCUSO.

Anónimo dijo...

EL ARO.